Ven a conocernos.

[contact-form-7 404 "No encontrado"]
Me siento en casa

INSTITUTO CUMBRES VILLAHERMOSA

993 301 9439
ADMISIONES ONLINE

Cumbres Villahermosa

  /  Blog Cumbres   /  Estrategias para afrontar la fatiga pandémica

Estrategias para afrontar la fatiga pandémica

¿Recuerdas cuando en marzo de 2020 no volvimos a abrazar a nuestros seres queridos ni a hacer muchas cosas que dábamos por sentado y que cambiaron nuestra vida? 

Hoy, un año y meses después, seguimos aprendiendo a vivir con restricciones y a “distanciarnos” de nuestros seres queridos.

Hemos tenido tiempo de reconocernos a nosotros mismos y a las personas con las que convivimos. Sin embargo, la situación por la que estamos pasando ha hecho que aflore más que nunca el cansancio, la ansiedad, y la depresión tanto en niños, como en adolescentes y adultos.

Lo que conocemos como ansiedad en realidad es un mecanismo que tiene nuestro cuerpo para enfrentarse a peligros y sobrevivir. La ansiedad ha acompañado a los seres humanos desde tiempo atrás pero ante situaciones nuevas o potencialmente peligrosas, nuestro estrés subirá para activar todos nuestros recursos y facilitar nuestra supervivencia.

Lo que sucede cuando el peligro es real (hay un virus allí afuera), es que las demandas del entorno rebasan a nuestra persona y es allí cuando el estrés se convierte en algo negativo (llamado distrés). Pero, ¿existe el estrés positivo? Claro, pero usualmente lo llamamos de otra forma, desafío, reto, etc. El estrés positivo es aquel en el cual se acelera el corazón, se tensionan los músculos y te sudan las manos porque estás emocionado. Estos síntomas físicos son los mismos del estrés negativo pero solemos interpretarlo como algo positivo.

Regresando al estrés negativo,  cuando éste  se prolonga durante demasiado tiempo puede derivar en problemas de sueño, alimentación, bajada del estado de ánimo o, como en el caso que nos ocupa, cansancio crónico. Después de meses luchando contra el coronavirus muchos de nuestros hábitos de vida han cambiado. Hemos tenido que introducir en nuestra vida diaria el uso diario de cubrebocas, el lavado de manos, la distancia social. Esta situación puede hacernos sentir desmotivados,  con una sensación de incertidumbre por no saber cuándo terminará. Hay un hecho que no podemos cambiar: la pandemia sigue aquí y no podemos saber cuándo se irá del todo.  Por eso queremos compartirle algunas recomendaciones para afrontar la fatiga pandémica:

  • Cuida tus pensamientos, ya que éstos tienen el poder de producir emociones y llevarnos a actuar de determinada manera.
  • Cuida tus emociones. Los pensamientos negativos pueden llevarnos a sentir emociones muy intensas y en la mayoría de las ocasiones es cuestión de aceptarlas. Aunque no nos guste, es normal que presentemos una montaña rusa de emociones: despertarme motivado pero ver una noticia que me pone triste, desesperanzado o enojado, después llamar a una amiga que me anima pero por la tarde sentir aburrimiento. Permítete sentir este abanico de emociones y sentimientos, esto es parte de la propia vida. Esto es normal dada la situación pero, hay que prestar especial atención a las emociones que son muy frecuentes, intensas y que duran demasiado tiempo. Por ejemplo, estar muy triste todos los días la mayor parte del tiempo, en este punto, puedo cambiar de hábitos o buscar ayuda profesional.
  • Evita aislarte. Mantener el distanciamiento social no tiene por qué significar aislamiento. Intenta mantener tus relaciones familiares y de amistad a través de las nuevas tecnologías.
  • Realiza actividades agradables de acuerdo al contexto en el que vivimos, es probable que en este momento estés pensando que es  muy difícil hacer cosas que nos gustan, pero juega con la creatividad e intenta adaptar las cosas que te gustan y ¡hazlas! No te dejes llevar por la apatía, busca actividades sencillas que no requieran mucho esfuerzo y que se puedan hacer todos los días de preferencia.

Si todo esto no termina de solucionar tu fatiga, asiste con un terapeuta, quien te puede ayudar y ofrecer herramientas para adecuarte a la situación.

 

 

 

    Descargar

      Descargar