Ven a conocernos.



    Me siento en casa

    INSTITUTO CUMBRES VILLAHERMOSA

    993 301 9439
    ADMISIONES ONLINE

    Cumbres Villahermosa

      /  Blog Cumbres   /  12 estrategias para convivir con un adolescente
    mom

    12 estrategias para convivir con un adolescente

    A lo largo de la pandemia se ha criticado y juzgado el comportamiento de los adolescentes, sin detenernos a pensar cómo están viviendo esta situación. Antes de lanzar críticas y de culpabilizar, deberíamos detenernos a pensar en algunas cosas importantes.

    Uno de los aprendizajes más significativos que nos ha dejado (o nos debería dejar) la pandemia que vivimos es la empatía. Deberíamos tener más empatía y ser más comprensivos con la frustración que las personas adolescentes y jóvenes sienten ahora mismo. Cierto que a menudo son un colectivo que  se ha caracterizado por no siempre cumplir las normas y restricciones impuestas. Nuestra obligación es ayudarles a tomar conciencia de la realidad con información y cariño, y dar espacio para que puedan expresar su opinión libremente.

    Es por eso que aquí les ofrecemos una serie de pautas para convivir de una mejor manera con el adolescente en estas épocas pandémicas:

    • No te tomes nada de lo que digan, hagan o piensen de manera personal. Lo que dicen, hacen y piensan no es para ti aunque te lo digan mirándote a los ojos. No es para ti. Es para ellos y es necesario para su propio desarrollo y crecimiento. Aprende a gestionar tus emociones para evitar caer en discusiones sin sentido con el adolescente.
    • Ten en cuenta que su cerebro sigue en evolución de forma constante. Las facultades mentales que dependen de él son la capacidad para controlar los impulsos instintivos o la capacidad empática, entre otras. Entonces, que un adolescente no sea impulsivo en alguna ocasión y no se pare a ponerse en tu lugar no es porque no quiera, es porque no puede. Es como pedirle a un bebé de tres meses que ande. No puede. Físicamente no está preparado para hacerlo aún. Hay que armarse de mucha paciencia.
    • Tú ya has sido un adolescente, ¿lo recuerdas? ¿Cómo te sentías? ¿Cómo veías a tus padres y a tus hermanos? ¿Qué relaciones tenías? Ahora suma  a todos esos elementos la influencia de las redes sociales. 
    • Los hijos, junto a los padres y las parejas, son los maestros más importantes de nuestra vida. Tus hijos, desde el día que nacieron te están enseñando una lección tras otra. Te enseñan tanto, te enseñan a desarrollar tu paciencia, a ser perseverante, a no precipitarte, a amar incondicionalmente, aunque a veces no parezca. Siempre podemos aprender de las personas que nos rodean y más si son tus hijos.
    •  La palabra instruye pero el ejemplo arrastra. Sé un ejemplo para ellos. Sé amable con ellos, comprensivo, amoroso, cariñoso. Come saludable, duerme ocho horas, haz deporte,etc. Sé tú el cambio que quieres ver en ellos. Hazlo y que te vean, con esto es suficiente. Ten  paciencia. Todo llega en el momento adecuado. 
    • Haz con ellos algo que les guste aunque a ti no te apetezca. Puedes quedar con ellos y hacer los retos virales que hay en Tik Tok, juega una partida de Among Us con tu hijo, tómate el tiempo para interesarte en los temas que le interesan. Compartir es vivir y disfrutar de ese momento con tu hijo(a) es algo inolvidable. Probablemente te sientas fuera de lugar, incómodo o hasta ridículo al principio, sin embargo, te aseguro que después de ese momento pasarás un rato agradable y todos lo recordarán con mucha alegría.
    • Fomenta lo que SÍ les guste y no insistas en lo que NO les gusta. Si prefieren la música al deporte, busca la manera de que se expresen, de que canalicen su energía de alguna manera. Da igual cómo. Pregúntales, dales opciones y que elijan ellos. Recuerda que los hijos no son una extensión de los padres, así que no trates de imponer tus gustos sobre los de ellos.
    • No te preocupes si contigo no es abierto, demasiado callado o parece triste o ausente, de alguna forma están buscando su identidad lejos de los padres. Observa cómo son sus relaciones con sus amigos. ¿Habla con amigos? ¿Se divierten juntos? ¿Se ríen? Los padres no somos sus mejores amigos ni lo vamos a ser. 
    • Date permiso para sentirte perdido. Es un mundo nuevo. Tú nunca has sido, hasta ahora, padre o madre de un hijo adolescente. Pide ayuda si es necesario. Pide ayuda, nadie nace sabiendo cómo ser padre o madre de un adolescente y ciertamente no nos preparamos para esta etapa, sin embargo, solicitar ayuda es una señal para ser un mejor padre.
    •  Por último, tus hijos recordarán cómo se sintieron a tu lado cuando sean adultos. Dales cada día pequeños detalles de cariño y amor y lo recordarán siempre. Una palabra, una caricia, un beso al salir y entrar de casa, esos pequeños detalles que hacen de una casa, un hogar.
    • Menciona algunas frases que quedarán grabadas en su mente  como: “Haz lo que te guste”, “Sé libre para elegir”, “Sé generoso contigo mismo y con los demás”, “Sé amable contigo mismo y con los demás”. Inculcarles valores a favor de amarse a ellos mismos y a los demás. Aunque parezca que no, te están escuchando y están grabando en su disco duro esas piezas de sabiduría que sólo los padres pueden ofrecer a los hijos.
    • Escucha su música atentamente, ¿qué dice la letra de la música que escucha? Traduce la letra si está en otro idioma, te dará una pista de cómo se siente, de qué quiere expresar a través de esa letra. Mira sus películas y series favoritas, sin juzgar, esto significa adentrarnos en su mundo para conocerle un poco más en este proceso.

    Departamento de Psicopedagogía.